Epifanías de ayer y el infinito en la poesía de Gustavo Ibarra Merlano