Cámara de Comercio de Cartagena, promoviendo el crecimiento inclusivo y sostenible desde el emprendimiento social

Durante el año, la entidad y sus aliados, realizaron programas enfocados al emprendimiento social por valor de $3.075.048.164, de los cuales $1.062.650.496 millones de pesos, se entregaron en capital semilla no reembolsable.

En medio de la incertidumbre causada por la pandemia del Covid-19 en 2020, que generó pérdidas económicas nunca antes vistas en el mundo y en el país, desempleo, pobreza y afectaciones al tejido social, la Cámara de Comercio de Cartagena se trazó metas para 2021 dirigidas a recuperar el sector productivo e impactar a las poblaciones más vulnerables. Para esto, y enfocados en lograr uno de sus principales objetivos, que es buscar mayor bienestar y beneficios para la ciudad, se adelantaron acciones, programas y proyectos de emprendimiento social.

De la mano de aliados nacionales, internacionales, de la empresa privada, el sector público y organizaciones de la sociedad civil, fueron atendidos 1809 emprendimientos sociales, muchos de los cuáles se encuentran en los sectores más deprimidos de la ciudad.

Cerrando brechas

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y con datos de abril de 2021, se estima que, por cuenta de la pandemia, 47 millones de mujeres y niñas se vieron sumidas en la pobreza. Solo en el primer mes de confinamiento, los ingresos de este grupo poblacional se redujeron cerca del 60%, producto entre otras cosas, que 740 millones de mujeres en el mundo se encuentran en sectores de la economía informal. Precisamente, de la mano de la Vicepresidencia de la República, la Cámara de Comercio trabajó un programa para fortalecer y consolidar habilidades del ser y el saber hacer en temas psicosociales, empresariales y productivos en las zonas vulnerables de la Falda de la Popa, en los sectores Kennedy y la Bendición de Dios, el cual impactó de manera directa a 30 mujeres. Además, en alianza con la Fundación Julie Zurek de Ardila, se buscó promover la cultura del emprendimiento, desde el liderazgo, la creatividad y participación comunitaria, con 64 niñas entre los 13 y 18 años.

Paralelo a estos programas, también de la mano de la Vicepresidencia de la República y la Alta Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, 125 mujeres se vieron beneficiadas de la iniciativa Ruta Mujer Emprendedora, que buscó promover el emprendimiento femenino y fortalecer sus unidades productivas, así como el empoderamiento de las mujeres resilientes del departamento de Bolívar. Finalmente 77 mujeres vieron beneficiadas gracias al acompañamiento institucional que permitió diseñar y poner en marcha sus microempresas y emprendimientos.

“El cierre de brechas entre hombres y mujeres es muy importante para construir sociedades más justas y competitivas, por eso la Cámara le apunta a proyectos que fortalezcan los emprendimientos de mujeres, en especial si tenemos en cuenta que muchas de ellas son cabezas de familia y tienen a cargo la educación y formación de sus hijos. Impactar a las mujeres y niñas de sectores vulnerables con este tipo de programas es ayudar a disminuir las llamadas trampas de pobreza”, indica Andrea Piña Gómez, directora de Crecimiento Empresarial de la Cámara.

Otra de las poblaciones vulnerables en las que la Cámara focalizó sus iniciativas fue la de los migrantes a través del programa Redesperanza en el marco de la estrategia Alianzas para la Reconciliación, en convenio con ACDIVOCA y USAID. Alrededor de 200 migrantes y nacionales retornados en situación de vulnerabilidad se capacitaron para estructurar sus planes de inversión a través del fortalecimiento productivo y psicosocial, lo que les permitió desarrollar competencias para convertirse en transformadores comunitarios. Lo anterior dio como resultado que estos emprendedores incrementaran en un 45%  las ventas de sus negocios y unidades productivas.

Apoyo para los jóvenes y para las pequeñas empresas

En 2020, la cifra total de desempleo en Colombia cerró en 15,9%, el desempleo juvenil (personas entre los 14 y 28 años) se ubicó en 24,2%, lo que representó un incremento de 6,5 puntos porcentuales respecto al cierre de 2019, cuando se ubicó en 17,7%. Por ello, junto con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, a través de INNpulsa Colombia, participamos en la fase piloto del programa CEmprende Junior, que se realizó en conjunto con la Consejería Presidencial para la Juventud y The Biz Nation.

Gracias a esta iniciativa, se tuvieron 1.165 beneficiarios, entre jóvenes y educadores, los cuales fortalecieron sus habilidades para el emprendimiento mediante el uso de la tecnología como herramienta para promover el emprendimiento en niños, jóvenes y educadores y, así, abrir puertas a nuevas oportunidades.

De igual manera, este año, se realizó con éxito el VI Foro Jóvenes Protagonistas del Cambio, liderado por la Cámara de Comercio de Cartagena, con una importante agenda académica enfocada especialmente en el fomento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El evento, realizado en formato hibrido (presencial y virtual), contó con la participación de más de 900 jóvenes de Cartagena, Colombia y Latinoamérica.

“Hemos sido testigos, nuevamente, del pacto que reafirman nuestros jóvenes con la sostenibilidad del planeta a través del compromiso por el cumplimiento de la agenda de los ODS a 2030. Se evidenció la consciencia y el deseo de la población juvenil por ejercer dinámicas de liderazgo transformador desde los diferentes roles con los que pueden incidir en sus comunidades”, añadió Andrea Piña.

Por otra parte, referente al apoyo a los microempresarios, en compañía de Ecopetrol se diseñó el programa Reactivate Inn para beneficiar a 204 emprendedores, contribuir a la reactivación económica e impulsar el desarrollo territorial de la ciudad, a partir del fortalecimiento de pequeñas unidades productivas y la proveeduría local, al igual que el apalancamiento de las iniciativas innovadoras de emprendimiento. “La oportunidad de hacer parte de Reactívate Inn ha sido muy importante porque hemos adquirido conocimientos en cuanto a la organización de los negocios, en temas de marketing, financieros, operativos y conseguir compradores para nuestros productos, siendo un gran logro la proveeduría de uno de los almacenes de cadena más importante de la ciudad”, indicó Ana Milena Mestra, representante legal de Fundación Sin Límites, entidad beneficiaria, la cual actualmente suministra productos de pescadería a una importante superficie comercializadora.

El apoyo a la producción local también se convirtió en una prioridad y para impulsarla se buscó apoyar la transformación y comercialización del ají de San Jacinto (Bolívar), en especial el de la Asociación de Pequeños Productores Agropecuarios La Puente (ASPROAGROPUENTE). Durante el segundo semestre del año, la Cámara de Comercio viene trabajando de la mano de estos productores para fortalecer sus capacidades, agregar valor y mejorar su calidad de vida a partir del incremento en sus ventas. “Nuestras expectativas son las de garantizar la comercialización de la salsa de ají tabasco, dándole un valor agregado con el fin de ser competitivos en el mercado, además de mejorar la calidad de vida de nuestros asociados, nuestras familias y ayudar a nuestros campesinos productores en la compra y venta de productos agrícolas, especialmente el ají”, señaló Dagoberto Guzmán, representante legal ASPROAGROPUENTE.

De acuerdo con el Banco Mundial, los países en desarrollo necesitan realizar esfuerzos sin precedentes para desencadenar el crecimiento y éste debe ser impulsado por el sector privado. Una manera de hacerlo es ofrecer apoyo a las empresas emergentes y a las pequeñas organizaciones. Desde la Cámara de Comercio y en un trabajo mancomunado con Colectivo Traso, se articuló una iniciativa que favoreció a 24 emprendedores y empresarios de población LGBT de los Montes de María, a quienes se les vinculó a una estrategia integral de formación y asesoría especializada en el proceso de incubación de sus ideas de negocio. De igual manera, se adelantó un eje psicosocial, que permitió a los participantes desarrollar capacidades y habilidades para estructurar diferentes etapas de su plan de negocio, como el prototipado, validación, implementación y acceso a fuentes de financiación.

Aliados para combatir la pobreza extrema

Una de las iniciativas más satisfactorias que realizó la Cámara de Comercio fue apoyar a la Alcaldía de Cartagena y a su Plan de Emergencia Social (PES) en su estrategia de superación de la pobreza extrema. Para esto la entidad trabajó en el proyecto CEE+, el cual buscó el beneficio de 800 personas de las cuales, 538 recibirán activos productivos. Esta iniciativa se enfocó en fortalecer el potencial de crecimiento, consolidación y formalización de los emprendimientos y unidades productivas de la población en condición de pobreza. “Desde la entidad cameral nos sumamos a esta importante iniciativa del Plan de Emergencia Social, con el objetivo conjunto de aunar esfuerzos por mitigar las condiciones de pobreza en que viven miles de familias cartageneras. Estamos convencidos de que el emprendimiento es una apuesta que vale la pena fortalecer, principalmente porque permite la generación de ingresos para los emprendedores y sus familias”, indicó Juan Pablo Vélez Castellanos, presidente ejecutivo de la entidad cameral.

Así mismo, con la gestión de la División de Emprendimiento Social, 241 emprendedores de la ciudad recibieron a través de webinars, charlas y capacitaciones, información de interés y actualidad para la elaboración de sus modelos de negocios, así como para la implementación de estrategias de marketing digital y de servicio al cliente, con el fin de fortalecer sus emprendimientos y microempresas, así como la capacidad de tener negocios sostenibles en el tiempo.

El trabajo con los empresarios emergentes no se quedó ahí, la Cámara también brindó mentorías y asesorías especializadas para el fortalecimiento de los emprendedores en su modelo de negocio, alistamiento financiero y marketing digital. “Sabemos que el escenario digital llegó para quedarse y gracias a ello muchas personas pudieron tener su sustento durante los momentos más difíciles del confinamiento, por eso es tan importante que trabajemos en este tipo de herramientas y habilidades, añadió Vélez.

El año de la recuperación económica

El 2021 ha representado grandes desafíos para todos y la Cámara de Comercio de Cartagena no es la excepción. La entidad trabajó sin descanso buscando alianzas, articulando proyectos, programas e iniciativas que permitieran la reactivación económica de la ciudad. Hoy, Cartagena es reconocida a nivel nacional como uno de los primeros centros urbanos en lograr indicadores económicos previos a la pandemia o incluso mejores, pero quedan grandes retos hacia el futuro. “Esperemos que la inversión de $3.075.048.164 en los programas sociales, den sus frutos y beneficien de la mejor manera a los cartageneros, creando empleos, mejorando la competitividad y ayudando a disminuir los índices de pobreza. En 2022 seguiremos trabajando aún más por el sector productivo de La Heroica. Somos aliados de los grandes empresarios, pero también de las Pymes y de los emprendedores”, concluyó el presidente ejecutivo.

Anterior

Siguiente